Los numerosos desafíos de las FinTech en Chile.

Cuáles son los desafíos de un emprendedor en FinTech (abreviación de financial technologies) es el tema que el miércoles 2 de noviembre desarrolló José Santomingo, socio director de la agencia de valores FOL, ante un interesado público de estudiantes y profesores de la Facultad. Esta charla forma parte del ciclo TI en la Empresa, organizado por la Dirección de Docencia de la Facultad, que encabeza el profesor Jorge Villalón.

José Santomingo abrió la charla entregando datos duros de una industria que se ve dinámica: ‘En Chile existen 550 fondos mutuos, administrados por 17 entidades que mueven cerca de 47 mil millones de dólares. La industria se duplica en tamaño cada 8 años’. Explicó que FOL, su emprendimiento, partió para mejorar la realidad de quienes querían invertir en fondos mutuos. El y su equipo notaron que para invertir en distintos fondos mutuos, los interesados debían relacionarse con diversas entidades y personas. Se plantearon armar una plataforma similar a un supermercado y sus góndolas, al que acuden los consumidores de productos financieros. Así, en FOL los clientes pueden acceder a múltiples fondos, de distintas categorías y tipos. Los proveedores de esta plataforma tipo supermercado son los bancos a los que cobran una comisión por aparecer en esta plataforma-góndola. En tanto el cliente que quiere invertir lo hace sin pagar nada a FOL.

Asimismo, observaron que una de las necesidades que tenían los potenciales inversionistas de fondos mutuos era la información. ‘Normalmente un inversionista recibe cantidad y calidad de información en función de la cantidad que invertirá, porque el modelo de negocios tradicional es a base de comisiones que reciben los ejecutivos’, explicó el administrador de la agencia de valores on-line. El desafío era crear una plataforma que permitiera ofrecer múltiples fondos, con mucha información de calidad y que el negocio fuera, no obstante, rentable. Hoy esta FinTech funciona como plataforma de inversiones en fondos mutuos, y es a la vez una plataforma que cobija una red social en la cual los usuarios intercambian información. ‘Con un click se puede replicar la composición de una cartera de inversión, interactuar con quien ha tenido éxito para preguntarle datos, etc.’, explica el socio director de FOL.

‘Tras décadas trabajando en la industria bancaria, quise emprender.’, resume José Santomingo, ‘El desafío fue transformar múltiples datos en información relevante; definir el modelo de negocios: bancos o consumidor final; y destinar a muchas horas, fines de semana y feriados, a este emprendimiento. Hubo, por supuesto, momentos difíciles, cometimos errores tecnológicos y, claro, aprendimos. Hoy competimos y a la vez somos partners con los bancos. Ha sido duro, pero muy gratificante estar en esto’.

La agencia de valores optó por someterse al escrutinio de la SBIF. Fuera de entregar al regulador reportes diarios, la empresa se auto-impuso contar con una serie de procedimientos y procesos destinados a administrar los riesgos de fraude y de hackeo que pueden afectar una plataforma tecnológica. ‘Recordemos que funcionamos con la plata de las personas, con la fe pública’, dice el antiguo alto ejecutivo bancario, ‘Tenemos un Compliance Officer, doble filtros para administrar los riesgos, nos preocupamos de los hardwares y softwares para atajar ataques informáticos, etc. Armar una FinTech es caro, pero en este negocio especialmente deben existir todos los elementos de seguridad que este amerita’, concluye.

X